La excelencia educativa, enemiga de la enseñanza

Si alguien se acercara a la Comunidad de Madrid y se interesara por saber cuáles son las prioridades de la Consejería de Educación en materia de educación pública, podría ver que las prioridades pasan por el bilingüismo español-inglés y por los centros tecnológicos, es decir, por la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación a los centros de enseñanza formal. Esto es, en apariencia, algo positivo. Sólo, eso sí, en apariencia, porque la realidad educativa en la Comunidad de Madrid en particular, como en toda España, pasa por tener unas elevadas cifras de fracaso escolar. Siendo el fracaso escolar tan elevado, se supone que combatirlo es fundamental. Para ello se busca crear una amplia red de centros bilingües y de centros tecnológicos.
Si pensamos en el grueso de alumnos que engordan las estadísticas de fracaso escolar parece razonable creer que para hacer frente a sus necesidades educativas sería oportuno fortalecer las partidas presupuestarias de atención a la diversidad que, para aquellos que no trabajen en centros educativos, deben saber que están relacionados con la posibilidad de establecer refuerzos, fortalecer  programas como compensatoria o diversificación, incrementar el número de trabajadores especializados: pedagogos terapéuticos o del campo de la audición y lenguaje, etcétera. Por el contrario, la atención a la diversidad lleva años de progresivo desmantelamiento. Parece que llegado este punto alguien podría preguntarse por cómo ayudan los centros bilingües y tecnológicos a disminuir el fracaso escolar. Probablemente en nada. Queremos detenernos especialmente en el tema del bilingüismo por ser tema constante de campañas publicitarias pagadas por la Comunidad de Madrid:
El gobierno regional muestra un enorme interés por fomentar el conocimiento de la lengua inglesa entre los escolares madrileños. Hasta donde nosotros sabemos se están adoptando principalmente dos medidas: por un lado se lleva la enseñanza del inglés a la educación infantil y, por otra parte, se fomenta la creación de centros bilingües en los que se impartan casi todas las horas lectivas en inglés. La primera medida parece poco acertada dado que no son pocos los especialistas que señalan que la enseñanza del inglés que se realiza en centros de infantil parte de premisas erróneas, pues por hacer repetir cuatro palabras en inglés a un niño que no domina ninguna lengua parece poco probable que se estén sentando las bases que garanticen un conocimiento exhaustivo de una segunda lengua.
No vamos a detenernos en la pobre preparación con la que muchos docentes contamos para trabajar en la enseñanza y que sabemos que es especialmente llamativa en este caso que acabamos de analizar.
Antes de centrarnos en concreto en los centros bilingües, nos interesa comentar el entusiasmo segregador de la Consejería de Educación que busca siempre dividir a los alumnos por nivel académico como siempre defienden cuando hablan de la idoneidad de los itinerarios, o con el afamado bachillerato de excelencia; por nivel económico, como se fomenta a través de la división entre centros de enseñanza públicos, concertados y privados; o por idiomas, como sería ahora el caso. Es evidente que fomentar que el proceso de enseñanza y aprendizaje se imparta en una segunda lengua extranjera sólo está al alcance (al menos tal y como se concibe actualmente el sistema educativo) de algunos estudiantes. Los que engrosan la lista de los inadaptados a la cultura escolar, sabemos que no cuentan para este programa. Por tanto,  gracias a este programa los alumnos quedan divididos en los que son capaces de “manejarse” en el programa del bilingüismo y el resto, generando guetos dentro de los centros o centros de 1ª y 2ª según sean centros bilingües o no.
Uno de los objetivos prioritarios, hoy, debiera ser bajar las ratios, es decir, bajar el número de alumnos por aula, pues eso facilitaría un proceso de enseñanza y aprendizaje más individualizado, activo, etc. Por el contrario las ratios suben y se eliminan recursos imprescindibles para atender a los alumnos que más necesitan para gastarlos en programas para presuntos alumnos “brillantes” que consigan que la excelencia brille en el sistema educativo español. Esto es indecente. Creo que no resulta difícil ver en el horizonte cercano el referente estadounidense. Demos las gracias a la sumisión que nos caracteriza frente a todas estas medidas. Se puede ir a peor.

Texto extraído del Cero eN conducTa nº 3

Casi jornadas libertarias en el IES Siglo XXI

Es por todos sabido que en nuestras sociedades democráticas y posindustriales la cultura tiene un papel fundamental. De hecho, se supone que todo producto humano es un producto cultural. Dejando esta premisa a un lado, nosotros pretendemos hablar de la cultura (nos referimos al cine, la música, etc.) y el papel fundamental que esta tiene en nuestro mundo ya que se ha convertido en un producto más de la sociedad de consumo. Bien es cierto que existen formas de arte minoritario que escapan a las formas más convencionales de producción cultural, pero no podemos  detenernos en esto porque, al fin y al cabo, nuestro modesto objetivo es presentar las casi jornadas culturales que la sección sindical de la CNT en el IES Siglo XXI había organizado para las próximas semanas pero que no se podrán celebrar. Unas jornadas que pretendían construir conciencia y consciencia, reflexionar, establecer diálogo, descubrir, soñar, destapar, o lo que es lo mismo, servir como herramienta crítica contra el capitalismo (y su mezquina visión del mundo) desde una perspectiva anarcosindicalista. En un principio habíamos previsto durante 4 viernes consecutivos (a las 18.30 horas) la proyección del documental Escuela Viva, la presentación de la Federación Ibérica de Juventudes Anarquistas, la proyección de La Patagonia rebeldey, por último, una charla sobre Escuelas Racionalistas. Por desgracia, la dirección del centro nos lo impide:

– Por ser estas jornadas difusión de una visión parcial y, por reflejar, unas ideas concretas en vez de la globalidad de las ideas y sensibilidades que pudiera haber en el centro.
– Para evitar malestar como el que ha provocado entre algunos/as las actividades de Rumbo a Gaza en ciertos institutos de Leganés y que ha finalizado con una comunicación de la Dirección de Área Territorial que insta a los centros a evitar este tipo de actividades.
Ante esto, la sección sindical de CNT-AIT en el IES Siglo XXI de Leganés quiere señalar que:
– Consideramos que la negación de un aula (que es lo único que se pide al centro) para realizar nuestra actividad sindical es una vulneración de la Ley Orgánica de Libertad Sindical, ya que realizar actividad sindical no es solo juntar trabajadores para hablar de sueldos, jornadas de trabajo, trienios, etc. sino que engloba toda actividad asociativa y de información y difusión de ideas, principios, etc. vinculado en este caso que estamos tratando a la CNT.
– La Consejería ha permitido cursos sobre Historia de la Guerra Civil en el CTIF con personajes de cariz fascistoide como Pío Moa y otros afines, pero, sin embargo, nuestra organización no tiene derecho a la libre expresión de sus ideas en su centro de trabajo salvo que sea para hablar de trienios, recortes salariales, o incrementos de la jornada laboral, etc.
Esperamos que no traten de censurarnos esta inusual publicación por dedicar más espacio a la crítica global (y radical, es decir, que vaya a la raíz de los problemas) en vez de hablar de lo que hablan los sindicatos subvencionados
Por último, y dado que podríamos seguir engordando la lista de razones por la que nos sentimos avergonzados de la actuación de la dirección, queremos dar las gracias a ésta por sus buenas palabras vacías, que nos dejan claro por qué un director gana mil y pico euros más que un trabajador del centro: para proteger los intereses de los que le mandan que para eso le dan el privilegio de poder ganar mucho más, trabajando si así lo desea mucho menos.
Texto extraído del Boletín Cero eN ConducTa nº 3

Cero eN conducTa nº3

Desde este mismo instante ya podéis leer el boletín que la sección sindical de CNT-AIT en el IES Siglo XXI está repartiendo estos días entre los trabajadores del centro y cuyo enlace deja en este espacio para que otros trabajadores/as, estudiantes o interesados/as en temas educativos y alrededores se lo puedan descargar:

Boletín Cero eN conducTa nº3 en el IES Siglo XXI (Leganés)

¡Salud y anarcosindicalismo!

¡Parado/a lucha, trabajador/a despierta!

Concentración Cacerolada en Leganés

SÁBADO 7 de Mayo: Leganés a las 12:00 CONCENTRACIÓN en la Plaza España.

La Federación Comarcal Sur de CNT-AIT Villaverde junto a otros colectivos sociales de la Zona Sur hemos iniciado una campaña con el objetivo de salir a la calle como forma de visibilizar nuestra lucha, exponer nuestras ideas y ofrecer una forma de organizarnos como clase trabajadora desde la horizontalidad.

Queremos fomentar la movilización frente a este estado de recortes continuos que está sufriendo la clase trabajadora y reiterar que no nos vamos a resignar ni a callar. Sólo la lucha conjunta dentro del movimiento obrero basado en la acción directa y el apoyo mutuo puede frenar esta situación de precariedad a la que nos está llevando el gobierno y la patronal con la colaboración de los sindicatos pactistas.

http://fcs-villaverde.cnt.es/article550.html

Concentración contra la patronal

 Lugar: Diego de León, 50.

Fecha: Martes 26 de abril

Hora: 19h

 CNT-AIT Madrid convoca una concentración el martes 26 de abril a las 19h ante la sede de la CEOE y la CEIM (C/Diego de León, 50) y llama a trabajadores/as (activos o en paro), estudiantes y pensionistas a movilizarse contra la explotación y los ataques a la clase trabajadora.

 Dentro de su Campaña Contra los Recortes y Reformas antiobreros, y tras concentrarse ante el PSOE, CCOO y UGT, CNT-AIT convoca una nueva movilización contra uno de los principales responsables de la situación actual de la clase trabajadora, la Patronal, representada a nivel estatal por la CEOE y en Madrid por la CEIM.

Dichas organizaciones agrupan a quienes explotan y precarizan a los/as trabajadores/as, a quienes reciben ayudas y subvenciones sin fondo de los gobiernos títeres (central y autonómico), a quienes no reparten los beneficios, pero si socializan sus pérdidas, a quienes compran y subvencionan a los llamados sindicatos mayoritarios a cambio de mantener la paz social, a quienes firman una reforma laboral que les hace más barato el despido y precariza a un más si cabe el mercado laboral, a quienes firman un recorte de las pensiones que les reduce sus cotizaciones y promueve los planes privados de pensiones, a quienes se benefician del comercio de armamento y la guerra, de la destrucción medioambiental, del maltrato animal y del empobrecimiento de los pueblos, en fin, de la explotación capitalista.

Si ya estás harto/a de todo ello, no te limites a quejarte, movilízate, organízate y lucha.

El fracaso escolar y su necesidad

Circulan entre la comunidad escolar y sus alrededores un número considerable de tópicos acerca del fracaso escolar. Casi todas las consideraciones acerca del fracaso escolar coinciden en señalar lo vergonzoso de la situación en España.

En nuestro texto pretendemos reflexionar sobre la notable diferencia que existe entre considerar vergonzoso el fracaso escolar (en general) o considerar vergonzoso el fracaso escolar en España. Evidentemente serán mayoría los que se decantarán por esta segunda consideración, que parece mostrar el atraso cultural y educativo en este país, sobre todo si se compara con países del centro y del norte de Europa. No siempre se tiene en cuenta que las circunstancias socioecónomicas más parecidas a las de España se dan en los países de la Europa meridional y, por tanto, es con esos países con los que nos deberíamos comparar.

No obstante, creemos que en las reflexiones sobre las altas cifras de fracaso escolar se deja de un lado la ética. El problema reside en que parece que muy pocos consideran malo el fracaso escolar en sí, ya que si el sistema educativo es una herramienta al servicio de un modelo social (presuntamente meritocrático), tiene que servir para clasificar a los alumnos. Y dicha clasificación debe tener sus fracasados y sus triunfadores con todos los términos intermedios y matices que se quieran señalar. Así no es raro encontrar documentos oficiales donde se señalen los retos de lograr un número de fracasados acorde a las necesidades de la economía del futuro. Si nos vamos a la página 7 del publicitado Pacto Social y Político por la Educación hecho público el pasado 22 de abril de 2010 encontramos que:

Diversos estudios internacionales indican que en las sociedades desarrolladas, en el horizonte de los años 2020-2025, sólo el 15% de los empleos serán para personas sin ninguna cualificación. Es decir, si nos referimos a los niveles de nuestro sistema educativo, será necesario que el 85% tenga una formación equivalente a formación profesional de grado medio o bachillerato.

No hace falta ser muy astuto para comprobar que según parece la sociedad futura necesitará un 15% de la población “desarrollada” que ostente el humillante honor de engrosar las filas de los fracasados escolares. No sería raro que estas previsiones fallaran, como hacen tan a menudo. Entonces las nuevas generaciones deberían rezar para que la economía futura no necesite un 30% o un 50% o un 75% de fracasados escolares para los que eufemísticamente denominan empleos sin cualificar. Siempre quedaría la posibilidad de que los “no fracasados” ocupen los puestos para personas sin ninguna cualificación o lo que la gente sencilla llama trabajo de mierda.

Dado que la economía no está al servicio de las personas sino que las personas están al servicio de la economía, los trabajadores de la enseñanza estaremos contribuyendo a construir una sociedad desarrollada si tenemos para ese anhelado año 2020 un 15% de fracasados. Recuerda que si por su buena labor un grupo de trabajadores de la enseñanza y un grupo de alumnos consiguieran resultados positivos año tras año sin dejar atrás a nadie, entonces deberían tener todo el desprecio social por no contribuir a la sociedad desarrollada del 15% de fracasados (escolarmente hablando).

Parece que el fracaso escolar no es un error del sistema como algunos creen, sino una necesidad de la sociedad capitalista y su sistema de enseñanza. Los desajustes del sistema suponen una inadecuación de las cifras del fracaso escolar a ciertas necesidades socioeconómicas, no la existencia del mismo.

Texto extraído del boletín Cero eN conducTa nº 2

IU de Leganés responde a “El misterioso caso del PP contra las privatizaciones en Leganés”

No podemos evitar tener una total desconfianza hacia los partidos políticos. De hecho, el modelo de representación parlamentaria sobre el que cimentan su actividad es radicalmente contrario a nuestros principios libertarios. No obstante, pese a la desconfianza en las palabras de cualquier político, hemos creído conveniente hacer llegar, a todo el que tenga interés por ello, el comunicado que IU de Leganés nos remitió el pasado lunes a propósito de la ahora “presunta privatización” de la Escuela Municipal de Música Pablo Casals, a la que aludimos en nuestro boletín:

En Izquierda Unida de Leganés hemos leído con atención vuestro artículo y opinamos que, quizá, falta algún que otro elemento para que la ciudadanía pueda forjarse su propia idea sobre lo que denunciáis en vuestra noticia.

Toda vez que creemos necesario contrastar la información que desde cualquier medio se difunde y en aras de que cada uno, libremente, pueda reflexionar sobre esta situación, lo mejor es conocer lo hechos y que luego se labren las propias conclusiones.

Hasta el año 1996, todo el profesorado de la Escuela de Música era municipal, a partir de esa fecha y debido a la legislación sobre incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas, parte de ese profesorado pasa a depender de la Asociación Músico Cultural “Pablo Casals”, con quien el Ayuntamiento suscribe un convenio, permaneciendo la otra parte del mismo como municipal.

Así bien, a partir de ese curso, por las razones explicadas, que cada cual debe considerar en su justa medida, hay un grupo de profesores que dejan de ser municipales, pero no de trabajar en la Escuela de Música. Por tanto, como puede comprobarse, actualmente no se está privatizando nada, pues, resulta imposible privatizar algo que desde hace más de 15 años no es municipal.

A lo largo de esos años, el Ayuntamiento de Leganés ha mantenido un convenio de colaboración, incluida la concesión de la subvención correspondiente (506.264,96 € durante el 2010), con la Asociación Músico Cultural “Pablo Casals”, para el mantenimiento de esa otra parte del profesorado no municipal. El último convenio se celebró el 25 de enero de 2007, con la anterior Corporación Municipal, y se extendía por 4 años, hasta el 31 de diciembre de 2010.

A la vista de la finalización del Convenio el 31 de diciembre, desde la Delegación de Cultura se inician los trámites para garantizar ese servicio de apoyo docente a los profesores municipales. Tras consultar a los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento, la Secretaría General y la Intervención informan que, tras la entrada en vigor de la nueva Ley 30/2007, de Contratos del Sector Público, una vez concluido el Convenio vigente, no existe posibilidad legal que no pase por establecer un concurso público que facilite la libre concurrencia para la prestación de dicho servicio, indicando la ilegalidad de prorrogar el convenio existente hasta la fecha.

Por tanto, de los hechos puede colegirse que la actuación del Ayuntamiento se ha realizado, en todo momento, dentro de la más estricta legalidad, que esta ha sido la voluntad del Ayuntamiento, quien, de la mano del propio Concejal de Cultura, ha anunciado su voluntad de hacer que este servicio sea ofrecido íntegramente por personal municipal. Algo que se ha puesto encima de la mesa para su debate con los sindicatos.

Resulta sorprendente, cuanto menos, que un sindicato como CCOO, en un comunicado emitido el 5 de noviembre de 2010 reconozca la utilización del caso de la Escuela de Música “por unos y por otros”, solicite “al equipo de gobierno la municipalización de la parte de este servicio que a día de hoy está privatizado” y admita que entorno a la Escuela de Música se hayan dado “los más dispares intereses personales, políticos y sindicales”.

Quizá esto ayude a entender la posición de cada uno y saber qué es lo que realmente se está defendiendo, si los intereses personales y electoralistas o el interés general y la prestación de un servicio con todas las garantías legales y de calidad.

Ahora, que cada uno se forje su propia opinión.

Dicho esto, nos reafirmamos en la crítica a todos los partidos políticos, que de forma voluntaria, o simplemente atrapados en el juego parlamentario, participan de forma directa o indirecta en la gestión neoliberal de las instituciones públicas.

Ahora sí, que cada uno se forje su propia opinión.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.